Logotipo Ink it

El libro frente al confinamiento o cómo cambiar el chip

2020-10-21 | inkit

Diego Echeverría | Director general de Ink it

“La clave del éxito en los negocios está en detectar hacia dónde va el mundo y llegar ahí primero”.
Bill Gates



La compleja relación entre el libro impreso y el digital ha sido parte de una serie de cambios que le han dado al ebook su lugar actual. Ya en un artículo anterior analicé cómo el libro electrónico ha sido un importante aliado para sobrellevar la cuarentena, que durante meses mantuvo cerradas las librerías. Ahora quiero explicar de qué manera el ebook ha contribuido a cambiar el chip de los editores.

Sin duda, la pandemia por Covid-19 ha traído consigo un nuevo paradigma en el mercado editorial: las editoriales han apostado fuerte por el libro electrónico y el audiolibro, los streamings de lectura han incrementado su número de usuarios, las ferias del libro ahora son virtuales. Dicho en pocas palabras: lo que antes de la pandemia nos parecía un futuro remoto, es hoy una realidad, una que demanda de la industria moverse a la par de un presente anticipado.

Esta etapa, donde asistimos al nacimiento de nuevas necesidades por parte de los distintos actores de la industria editorial, requiere de innovación y creatividad de cada uno para salir avantes en un escenario cambiante. En mi opinión, hay cuatro factores clave en este proceso de adaptación: 1) digitalización de editoriales, a través de páginas web, redes sociales, anuncios pagados y posicionamiento en los motores de búsqueda; 2) conversión a formato electrónico, tanto a libro digital como audiolibro; 3) ecommerce y distribución de libros, para simplificar la adquisición de ejemplares y acercar los títulos a lectores de diversas latitudes; y 4) promoción de ebooks, mediante destaques y descuentos en las principales tiendas en línea.

Hoy por hoy, lo más complicado y, a la vez, lo más urgente para la industria editorial ha sido cambiar el chip para adaptarse a los nuevos tiempos, ya que la digitalización del libro es una realidad que ha llegado para quedarse y, si bien no hablamos de un hecho reciente, nunca antes habitar el espacio virtual había sido un requisito de viabilidad comercial para los editores. Cabe subrayar la palabra adaptación, debido a que son los editores quienes se han ido incluyendo en el mercado digital, mientras los lectores, en tanto consumidores, se encuentran más empapados del ecommerce.

El paradigma digital seguirá expandiéndose y absorbiendo diversas esferas del mercado, por ello, necesitamos acoplarnos a las nuevas necesidades de los lectores. Retomando el epígrafe de este artículo, no es difícil vislumbrar hacia dónde vamos, la pregunta es: ¿qué haremos para afrontar el presente y prepararnos para los retos que siguen?

Compartir: