Logotipo Ink it

Industria editorial: retos y perspectivas para 2021

2021-01-27 | inkit

Diego Echeverría | CEO en Ink it

“En los momentos de crisis, sólo la imaginación
es más importante que el conocimiento”.
Albert Einstein

 

Sin duda, 2020 fue un año por demás atípico y complejo que pasará sin regateos a los anales de la historia. La llamada “nueva normalidad” (hija del confinamiento obligado por la covid-19) es una realidad que ha llegado para quedarse y ha acelerado la digitalización de la vida en general y del libro en particular: teletrabajo, videollamadas, delivery e e-commerce por doquier (temo el día en que a nuestros equipos llegue Samantha, el sistema operativo del que se enamora Theodore, protagonista de Her). Ante este panorama, la industria editorial no debe olvidar la principal enseñanza que nos dejó el 2020: es necesario crear, mantener y perfeccionar los canales y productos digitales para la comercialización de libros.

Recordemos que, en marzo de 2020, cuando en distintas ciudades se decretó la suspensión de actividades, las librerías tuvieron que cerrar sus puertas. Fue así que muchos editores que no contaban con títulos digitales ni canales de venta en línea, con premura se lanzaron de lleno al mercado virtual; sólo así lograron sortear el temporal. En cambio, para aquéllos familiarizados con el libro electrónico, el cambio fue más sencillo de asumir y les exigió concentrar sus esfuerzos en acciones más encaminadas al marketing y la distribución.

Además de lo anterior, el desarrollo de la pandemia en diversos países ha dado lugar a cierres intermitentes de negocios, vueltas al confinamiento y, especialmente, a una percepción de riesgo en torno a los espacios públicos. De esta forma, resulta indispensable “pensar en digital” y ajustarse a los nuevos tiempos en que los consumidores demandan que los productos se encuentren al alcance de un click. Frente a esta circunstancia, la labor de las editoriales es diversificar sus ingresos ante un vasto mercado que lo mismo ofrece ventas retail que vía streaming, bibliotecas digitales que e-commerce, formato e-book que audiolibro, podcast, talleres, charlas y conferencias privadas…

Parafraseando aquel clásico de la ciencia ficción protagonizado por Charlton Heston, el destino nos ha alcanzado (por cierto, aquella historia ocurre en 2022). Por ello, los editores debemos estar al día ante un mercado y una coyuntura mundial que está reinventando nuestra industria, modos de vida, prácticas de consumo, relaciones sociales y un largo etcétera. Hoy más que nunca, nuestra capacidad de adaptación es la clave para salir avante frente a un entorno en constante cambio.

Compartir: