Logotipo Ink it

Metadatos: las partículas elementales
del libro electrónico

2020-05-08 | inkit

Carlos Rojas Urrutia | Director de Metabooks México

Vivimos tiempos extraordinarios y aún no sabemos la forma en que la industria del libro se adaptará a los retos que tenemos enfrente. La nueva realidad del mundo nos hace permanecer en nuestros hogares, pero son las herramientas digitales las que nos permiten conectarnos con nuestros seres queridos, mantener en marcha nuestros trabajos, solicitar los servicios que necesitamos y explorar los contenidos editoriales que nos interesan.

Por eso, hoy más que nunca, contar con metadatos (información detallada sobre los libros) optimizados, estandarizados y fáciles de compartir no es un lujo, sino la herramienta más importante para insertarse en la oferta a la que los lectores pueden acceder desde las pantallas de sus teléfonos móviles y computadoras.

La ventana por la que recibimos la oferta de productos en el mundo actual es más grande que nunca. Amazon, el último gran comercializador de libros que ha venido a cambiar la industria, ha llevado el manejo y análisis de metadatos a asuntos tan precisos como poder analizar sentimientos: sus más recientes aparatos de reconocimiento de voz (Alexa) pueden detectar expresiones faciales o tonos de voz para definir cuál es el estado de ánimo de la persona con quien están interactuando.

Las partículas básicas que permiten la vinculación de intereses con los productos y servicios son los metadatos. En el contexto del mundo editorial, la forma más simple de pensar en los metadatos es esta: no son el contenido del libro, sino información acerca del mismo.

La industria editorial tiene complejidades únicas. Muchas de ellas provienen del hecho de que hay millones de productos individualizados y comercializables que están disponibles en el mercado global, y que son suministrados por decenas de miles de editoriales distintas.

Una metáfora industrial que utiliza el consultor Bill Kasdorf, miembro fundador de Publishing Technology Partners, es que, en la era de la información, los metadatos son “el aceite que mantiene a los engranes de la industria editorial moviéndose suavemente”.

Los metadatos son la partícula esencial de la venta de contenidos editoriales y la herramienta con la que los consumidores encuentran aquello que les interesa. Constituyen un elemento indispensable en los procesos de edición, producción y distribución en los que navegan los editores; integran el corazón del trabajo de los bibliotecarios e investigadores.

Su importancia está más allá de los soportes de un producto: lo mismo es válido usar metadatos como herramienta de venta para los libros impresos, digitales o audiolibros. Los metadatos son las partículas con las que es posible encontrar los vasos comunicantes entre todas las cosas.

A pesar de los beneficios evidentes de contar con una estrategia de manejo y uso de metadatos para mejorar la comercialización de libros, la mayoría de los editores de habla hispana aún usan archivos de Excel para gestionar la información de sus publicaciones y, por tanto, sus metadatos. Esos programas, aunque eficaces por décadas, no replican ni alcanzan la riqueza de posibilidades para compartir, buscar y actualizar información de los sistemas y formatos modernos para la gestión de metadatos.

Continuará…

Compartir: